Cada año, al acercarse el verano, coincidiendo por estas fechas, nos acordamos de que pronto estaremos de vacaciones y, muy probablemente, pasemos algunos días en la playa o hagamos actividades al aire libre. Y entonces, es en ese mismo instante cuando, como si de una revelación se tratara, se nos vienen a la mente todas esas fotos de portada de famosas y famosos que posan con sus cuerpos perfectos y nos marcamos el siguiente objetivo: voy a ponerme en serio para estar en forma y bajar estos «kilitos extra» que he ganado.

Tenemos claro nuestro objetivo pero, ¿puedo perder en unos 60 días el peso necesario para llegar con buena figura al verano? Si este es tu caso, has llegado al lugar correcto. Te diré que la respuesta es sí, pero te advierto que has de poner todo de tu parte y trabajar duro. Eso sí, ¡la recompensa merece la pena!

Antes de ver alguno de los consejos que te ayudarán a mejorar tu físico para el verano, me gustaría aclarar que lo que necesitas no se limita al hecho de perder peso. Este es un comentario muy común, pero realmente lo que quieres es perder porcentaje de grasa corporal. Esto será lo que te ayudará a definir tu figura y lucir un cuerpo más estilizado.

Y, Alejandro, ¿qué recomendaciones he de seguir para tonificar mi figura? A continuación te daré algunas claves para ello.

Prepara tu plan de alimentación

La única forma de perder grasa (y peso) es ingerir una menor cantidad de calorías de las que quemas. Olvídate del resto de soluciones mágicas, de quemadores y demás herramientas de marketing que no producen mas que un efecto placebo.

Para saber cuántas calorías has de consumir en base a tu objetivo, puedes utilizar la herramienta Calculadora de calorías que he puesto a tu disposición. La cantidad resultante está definida en base a una actividad diaria baja, es decir, una persona que pasa la mayor parte de su tiempo parada (trabajo, estudio, etc.). Recuerda que, si haces ejercicio o tienes una actividad más elevada, has de sumar el resto de calorías.

Evita los contadores de calorías que hacen una media de tu actividad semanal. No es lo mismo comer un buen plato de pasta un día que hago (o voy a hacer) actividad que otro día en el que voy a estar parado. 

Lo ideal es fijarse como objetivo perder entre 0,5 y 1 kg por semana rebajando el consumo de calorías. Si intentas forzar más, es posible que produzcas un efecto rebote que te hará echar por tierra todos tus esfuerzos. De esta forma, podrás perder entre 4 y 8 kg en las 8 semanas.

Recuerda que no sólo las colorías son importantes, debes controlar el resto de macronutrientes y de micronutrientes, para mantenerlos en los niveles necesarios.

Ejercicio, no te librarás de él

Como hemos visto, la alimentación es un punto clave, pero lo que marcará la diferencia es la cantidad y la calidad del ejercicio que realices.

La primavera-verano es la mejor época para hacer ejercicio, sobre todo al aire libre, por lo que te animo a que salgas a la calle, vayas a un parque, a la ribera del río o la playa si es posible y practiques actividades deportivas.

Si no tienes mucho tiempo disponible, te recomiendo hacer HIIT (entrenamiento interválico de alta intensidad), combinado con pesas. Si las pesas no son lo tuyo, puedes hacer unas series de fuerza con tu propio peso.

Si consigues hacer el ejercicio necesario, puedes acelerar la reducción de grasa. De esta forma, puedes bajar hasta 0,5 kg extra cada semana, 4 kg en las 8 semanas.  

Hábitos saludables

Hay muchos hábitos que te ayudarán a mejorar tu salud, pero en estos momentos que empieza a apretar el calor, sobre todo el consejo es beber mucho agua, aunque depende de cada persona, la recomendación son unos 2 litros diarios, más 1 litro por cada hora de actividad física.

Beber un vaso de agua con limón en ayunas también te ayudará a activar tu cuerpo por la mañana. 

Estos consejos se basan en los 3 pilares fundamentales de mi método: ejercicio, nutrición y hábitos saludables. Si quieres conocer más y que te ayude a alcanzar tus objetivos, tengo una promoción especial al 2×1, con la que puedes ponerte en forma junto a tu amigo o amiga, pareja o familiar. 

Recuerda que aún estás a tiempo para llegar al vera con tu «beach body»!